• 12 de agosto de 2020
  • 00 : 00 : 00

Perseverance, el detective robótico que investigará si hubo vida en Marte.

A Marte no se puede ir en cualquier momento. O no se debe porque si se aprovecha el momento en el que la Tierra y el planeta rojo se encuentran a la menor distancia la travesía se reduce a seis meses. Ese periodo tiene lugar cada dos años aproximadamente, como ahora. Y pese a las restricciones causadas por la crisis del coronavirus, estamos viviendo un autentico verano marciano. Tres de las cuatro misiones previstas han seguido adelante con pequeños retrasos y, si todo va bien, las tres llegarán en febrero. El verano de 2020 ha visto despegar ya a las sondas orbitadoras de Emiratos Árabes Unidos y China. Hope, del país árabe, partirá el 19 de julio desde Japón mientras que la china Tianwen-1 despegó el 23 de julio. La Agencia Espacial Europea (ESA) y la agencia rusa Roscosmos también tenian previsto mandar a finales de julio su flamante ExoMars2020 Rosalind Franklin, un vehículo robótico (rover) con un taladro capaz de perforar hasta los dos metros de profundidad para buscar trazas de vida. Sin embargo, una serie de problemas con los paracaídas cuya resolución dificultó la pandemia les llevó a posponerla hasta 2022, cuando Marte y la Tierra volverán a estar en una situación propicia para optimizar el viaje o como dicen los ingenieros, hasta la siguiente ventana de oportunidad. Desde Florida, el estado más afectado por el coronavirus en EEUU -sуlo el lunes registró casi 9.000 nuevos contagios y 77 muertes- todo parece listo para el despegue de la misión marciana más difícil de este aсo porque ésta sé que tendrá que amartizar en un planeta que casi no tiene atmósfera. Aunque su inicio estaba previsto para el 17 de julio, la detección durante una prueba de una pequeña fuga en una tubería de combustible hizo que la NASA pospusiera hasta el 30 de julio el lanzamiento de su rover Mars2020 Perseverance que, siguiendo los pasos de Curiosity -que trabaja en Marte desde 2012 y sigue en forma,  explorará este mundo hostil, buscará pruebas que demuestren que en el pasado hubo vida microbiana y tomará muestras de suelo que otra nave irá a recoger para traerlas a la Tierra. "La NASA y la ESA están trabajando en los estudios preliminares de una misión que se lanzaría no antes del 2026 para recoger estas muestras", adelanta el ingeniero español Fernando Abilleira, subdirector de operaciones de vuelo de Mars2020.


Fuente:elmundo