• 15 de agosto de 2020
  • 00 : 00 : 00

La eficacia y la seguridad de la vacuna británica contra el SARS-CoV-2

Ya hay resultados de un ensayo clínico realizado con una vacuna británica contra el coronavirus SARS-CoV-2, culpable de la pandemia de COVID-19. Los resultados preliminares indican que la vacuna es segura e induce una reacción inmunitaria. La vacuna pasa pues a estar entre las que más avanzado tienen su desarrollo, de entre las que están siendo investigadas por numerosas instituciones en el mundo. En el ensayo clínico, de fase 1/2, se encontró que la vacuna indujo fuertes respuestas inmunitarias de anticuerpos y células T hasta el día 56 del ensayo. Estas respuestas pueden ser aún mayores después de una segunda dosis, según se deduce de los resultados de un estudio con un subgrupo de 10 participantes. El análisis de los resultados del ensayo clínico lo ha realizado un equipo internacional integrado, entre otros, por Pedro M. Folegatti, Sarah Gilbert y Andrew Pollard, los tres de la Universidad de Oxford en el Reino Unido. En comparación con el grupo de quienes no recibieron la nueva vacuna sino tan solo una contra la meningitis, la vacuna contra el SARS-CoV-2 causó efectos secundarios menores con mayor frecuencia, sobre todo fatiga y dolor de cabeza, pero algunos de estos pudieron mitigarse tomando paracetamol. Se comprobó que la toma de paracetamol no afectó la inmunogenicidad de la vacuna para la COVID-19. No se produjeron efectos adversos graves como consecuencia de la administración de la nueva vacuna. El ensayo incluyó 1.077 personas sanas de entre 18 y 55 años de edad, sin antecedentes de COVID-19, y se llevó a cabo en cinco hospitales del Reino Unido. Basándose en sus resultados, los autores del análisis aconsejan realizar ensayos clínicos adicionales de la vacuna, incluyendo entre los sujetos de estudio a personas mayores. Los resultados actuales corresponden solo a la respuesta inmunitaria medida en el laboratorio, y se necesitan más ensayos para confirmar que la vacuna protege eficazmente contra la infección. De todos modos, los resultados obtenidos hasta ahora son muy prometedores.


Fuente: NCYT