• 01 de diciembre de 2021
  • 00 : 00 : 00

Cómo el robot Curiosity vela por la seguridad de los futuros astronautas en Marte

A diferencia de la Tierra, Marte no tiene un campo magnético que lo proteja de las partículas de alta energía que ametrallan el espacio. Esa radiación puede causar estragos en la salud humana, y puede comprometer seriamente los sistemas de soporte vital de los que dependerán los futuros astronautas que viajen a Marte.

Un sensor de radiación a bordo del Curiosity, un rover robótico de la NASA que circula por la superficie del Planeta Rojo desde 2012, está proporcionando nuevos datos sobre los riesgos para la salud a los que se podrían enfrentar los visitantes humanos en la superficie.

¿Podrían ser para ellos un refugio seguro las cuevas y túneles naturales, así como hábitats artificiales subterráneos?Los científicos del equipo del Curiosity están ayudando a explorar preguntas como esa mediante un sensor de radiación, denominado RAD (Radiation Assessment Detector), que va a bordo del robot. Basándose en los datos del RAD, unos investigadores están comprobando que el uso de materiales naturales marcianos como roca y sedimentos podría ofrecer cierta protección contra esta radiación espacial siempre presente. 

Fuente: NCYT